Pobres

La lista de la que todos quieren salir

Los más pobres del mundo

Una lista donde se encuentran los niños y niñas con menos recursos de países en vías de desarrollo. Niños que viven por debajo del umbral de la pobreza.

Estos niños no quieren estar en esta lista, ¿les ayudas? Apadrina a un niño y podrá tener un futuro digno y salir de la pobreza.

La lista

Ranking 2017

  Nombre    
Bill Gates Bily Saca a un niño de la lista

Me llamo Bill, solo tengo 6 años pero ya se lo dura que será mi vida en un futuro. Mi vida será igual que la de mi padre, la de mi abuelo, etc. Todos ellos han sido agricultores y han trabajado muy duro para prosperar en la vida. Sin embargo, la vida en mi comunidad de Guatemala no es fácil, vivimos de la agricultura de subsistencia y el clima condiciona enormemente las cosechas y por tanto nuestros ingresos.

Amancio Ortega Amanda Saca a un niño de la lista

Soy Amanda y tengo 11 años. Como todos los padres del mundo, mis padres quieren lo mejor para mí, sin embargo, no siempre pueden conseguirlo. Ahora mismo ambos están desempleados, cada día luchan por encontrar un trabajo y algo de dinero para poder ofrecerme comida, agua potable, ropa, una educación… Sin embargo, una gran sequía afecta toda la región en la que vivo, al no llover, no hay tierra que labrar y por tanto no hay trabajo para muchas de nuestras familias.

Carlos Slim Carlos Saca a un niño de la lista

Soy Carlos y tengo 4 hermanos, una de ellas es mi hermana gemela Carla Jazmin, de 12 años. En mi comunidad 2 de cada 3 personas vive bajo el umbral de la pobreza. Mis padres eran agricultores y nos iba bastante bien, pero el año pasado se quedaron sin trabajo y entramos a formar parte del grupo de personas pobres de mi comunidad. Ahora yo y mis hermanos tenemos que ayudar en la agricultura familiar para conseguir algo de dinero.

Michael Bloomberg Michael Saca a un niño de la lista

Hola, mi nombre es Michael y vivo junto a mis hermanos y mis padres en Ghana. Aquí la vida es muy complicada, sobre todo si te dedicas a la agricultura como mi padre. Sin embargo, no todos los meses consigue ingresar dinero pero nosotros sí necesitamos comer, vestirnos e ir al cole todos los meses. Por eso, mi madre sale a vender algunos excedentes a la calle para conseguir algo de dinero extra.

Warren Buffet Warahamatu Saca a un niño de la lista

Soy Warahamatu, tengo 11 años y soy de Ghana. Mi padre es granjero y mi madre es vendedora ambulante para intentar conseguir algo más de dinero y poder pagar mi educación. Ella sabe lo importante que es tener una educación ya que, como ella, el 93% de las mujeres de mi comunidad son analfabetas y la razón es muy sencilla: las niñas somos las primeras en abandonar la escuela para ayudar en casa. Yo espero tener suerte y poder seguir estudiando unos años más.

Jeff Bezos Jeferson Saca a un niño de la lista

Hola, mi nombre es Jeferson y voy a tercero de primaria. Mis padres trabajan mucho para que yo pueda asistir al colegio y tener un futuro mejor. Esta ilusión no durará mucho porque solo el 30% de los niños de mi comunidad terminará este curso, los demás nos veremos obligados a abandonar la escuela para empezar a ayudar a nuestros padres aunque solo tengamos 9 años.

Mark Zuckerberg Marcos Saca a un niño de la lista

Hola, soy Marcos y tengo 7 años. Vivo en Guatemala, uno de los países más pobres de América Latina. La salud de las familias es muy vulnerable en esa comunidad, especialmente la de los niños. Mi padre es agricultor y trabaja muy duro para poder pagarnos las vacunas y los controles médicos básicos. Sin embargo, los medicamentos y la atención médica aquí son muy caros así que cuando nos ponemos enfermos no puede costear nuestro tratamiento.

Larry Ellison Laura Saca a un niño de la lista

Mi nombre es Laura, vivo en Bolivia y este año espero cumplir 3 años. Mi padre se levanta muy pronto cada mañana para ir a trabajar al campo, es agricultor. El dinero que gana no es suficiente para pagarnos un acceso a agua potable por tanto tenemos que seguir bebiendo agua sucia aunque esto nos haga tener dolor de tripa, sentirnos débiles y estar siempre enfermos.

Charles Koch Charles Saca a un niño de la lista

Soy Charles, y vivo en una comunidad de Ghana en la que el 85% de la población vive de la agricultura de subsistencia. Esto significa que dependemos completamente de las lluvias para tener cosechas. Mis padres son agricultores y cada día de su vida se han levantado muy temprano para ir a cultivar la tierra. Este año también, pero no ha llovido y no podremos recoger lo sembrado, es decir, no vamos a tener dinero para pagar nuestras vacunas o nuestra comida.

David Koch David Saca a un niño de la lista

Me llamo David, vivo en Zimbabue y tengo 15 años. Mi padre falleció hace unos años y mi madre está desempleada. La comunidad en la que vivo junto a mis 5 hermanos se enfrenta a una elevada tasa de sida. Esto ha provocado una tasa de mortalidad muy alta y muchos niños quedamos huérfanos o desprotegidos porque nuestros padres no pueden trabajar para sacarnos adelante. El futuro que nos espera a la mayoría de nosotros no es muy prometedor.

Asegurar la alimentación familiar e incrementar el ingreso bruto de las familias para mejorar su calidad de vida en Bolivia. Mejoramos la productividad formándoles en técnicas agrícolas y maquinaria avanzada.

Perforar pozos y sistemas de recolección de agua de lluvia, instalación de letrinas y formación de las familias para la correcta disposición de residuos en Ghana. Nuestro trabajo en agua y saneamiento es prioritario en estas comunidades para reducir la incidencia de enfermedades.

Conseguir que los niños y adolescentes de Guatemala mejoren su nivel de educación. Prestamos especial atención a los niños en la escuela para reducir el índice de abandono escolar y fomentamos su continuación en la educación secundaria y formación profesional.

Mejorar los ingresos de las familias y formarlas para obtener mejor rendimiento de sus actividades productivas. Para ello, capacitamos a los agricultores y apoyamos a emprendedores para que comiencen nuevos negocios en las comunidades de Zimbabue.

Ellos salieron de la lista


  •  

    La historia de Lopez Lomong es excepcional y esperanzadora. Este deportista olímpico fue capturado y obligado a actuar como niño soldado en Sudán. Es uno de los niños conocidos como: “los niños perdidos de Sudán”.

    Hoy, además de atleta de élite, colabora activamente con World Vision en Sudán del Sur para ayudar a otros niños que, como él, lo han perdido todo. Una historia que vale la pena leer.

    Con sólo seis años Lopez fue capturado durante la segunda guerra civil sudanesa. Estaba junto con otros niños en la misa de la iglesia de su pequeña aldea cuando fue capturado por el Ejército de Liberación del Pueblo y obligado a ejercer como soldado.

    Al comienzo su familia lo dio por muerto. Durante su secuestro casi muere de hambre, y después de lograr escapar, vivió durante 10 años en un campamento de refugiados en Nairobi pensando que sus padres habían sido asesinados por la guerrilla.

    Lopez, apodo con el que era conocido en el campo de refugiados y que luego asumió como su nombre, es hoy en día un atleta de élite que hace realidad su sueño de participar en unos Juegos Olímpicos con el país que le dio refugio y una nueva nacionalidad, Estados Unidos.


  •  

    Cuando era pequeña, Lorena era una niña muy activa que, además de cuidar de sus ocho hermanos pequeños, obtenía las mejores calificaciones en la escuela. Su infancia no fue fácil pero, a pesar de todas las dificultades económicas, ahora, esta joven de 25 años, acaba de finalizar sus estudios de medicina en la Universidad Mayor de San Simón en Cochabamba, Bolivia.

    Creció en el seno de una familia muy humilde en Tiraque, una de las comunidades más desfavorecidas de Cochabamba, Bolivia. Por ser la mayor de nueve hermanos, desde niña tuvo que ejercer de mamá con los más pequeños. Puesto que su padre pasaba largas temporadas fuera de casa en la época de la cosecha del azúcar, Lorena era el único apoyo que tenía su madre para sacar la familia adelante. Su infancia pasó ayudando a su madre y trabajando muy duro para seguir estudiando.

    Lorena terminó sus estudios en la escuela que construyó World Vision para los niños de esa zona y gracias a su dedicación recibió una beca para estudiar en la escuela de medicina de la universidad pública, acercándose con ello un poco más al sueño que desde pequeña había perseguido: ser médico.

    Lorena siempre fue optimista porque sabía que por difícil que fuese su situación económica no estaba sola, contaba con su familia y con su padrino, una persona que aunque no la conocía, la ayudaba para que pudiese continuar con sus estudios. Tenía claro que quería ser médico porque así podría cuidar de todo aquel que lo necesitase.


  •  

    “Si no fuera por World Vision, yo no sería senador”: esta es una de las frases que pronunció Hon Justus Kizito cuando fue elegido miembro del senado de Shinyalu, al oeste de Kenia en 2009. Hon proviene de una familia campesina muy pobre y gracias a que fue un niño apadrinado pudo terminar sus estudios y asistir a una universidad en Kenia.

    “Mis padres no sabían leer y escribir, eran campesinos, pero tenían menos de una hectárea y lo que cultivaban era para nuestra propia subsistencia. Éramos tan pobres que yo solía usar la ropa de mi mamá para cubrirme del frío por las noches. Debía levantarme muy temprano todos los días para dársela y que ella pudiera ir a trabajar”, cuenta Hon Justus.

    Cuando era un niño tenía que trabajaba quemando y vendiendo carbón para aumentar así los ingresos de su familia. “Soy el menor de una familia de siete hermanos y ninguno de ellos tuvo la posibilidad de ir al colegio. Recuerdo que yo veía como los niños de otras familias asistían a la escuela y sentí mucha curiosidad, así que ahorré dinero del carbón que vendía y comencé a pagar mis propios estudios”, recuerda Hon.

    Cuando Hon estaba terminando la educación primaria estuvo a punto de dejar la escuela porque ni él ni sus padres podían seguir pagando la matrícula. Justo en ese momento su familia, al igual que otras de su comunidad, entraron a formar parte del programa de desarrollo que desde World Vision pusimos en marcha en su región gracias al apadrinamiento de niños.

    Con la ayuda de sus padrinos, Hon puedo terminar sus estudios de secundaria y gracias a sus buenas notas fue seleccionado para estudiar idiomas en la universidad de Egerton, donde se graduó en 1993. “Incluso cuando ya estudiaba en la universidad seguí recibiendo ayuda de World Vision, no me dejaron solo y gracias a eso puede terminar mi formación”, dice Hon.

    “Si un niño tiene ayuda y crece valorando su vida será un ciudadano maravilloso. World Vision les da a los niños esa oportunidad”, concluye Hon.